Mientras adjuntaba dicho cartel. Me decía: “¡Por fin, pude cumplir otro de mis deseos: Impartir talleres prácticos CON perro.”

Ya que mi experiencia de acudir a seminarios, conferencias, talleres.. no siempre admitían perros.

Siempre digo.. Todo es observación y qué mejor a través de la práctica, enseñándose mutuamente.

Y me dije en un pasado: “El día que imparta talleres caninos, siempre serán bienvenidos los perros.. porque ellos son los protagonistas y quienes mejor me van a orientar para ayudar a sus guías para que tengan más Tándem (vínculo guía/can) mientras aprenden”.

Y me alegro que Doggy Doggy, forme parte de ello.

Deja un comentario