Son todo: PAZ y AMOR.

Cuando te enfades con tu amigo canino, verás que no se pone a tu altura a ver quien puede más.. Pero te mirará con esos ojillos.. como diciendo: “¿Qué he echo yo..?” Mientras, bajará la cabeza y se distanciará.. U otros casos.. simplemente se quedará quieto bajando la cabeza y se sentará o se tumbará haciéndote señales para que te calmes.

¿No te das cuenta? Quiere conciliarse.. Todo conflicto le gusta un final feliz.

Por eso son tan buenos ayudando a las personas mayores y a los bebés.. Se respetan el descanso y la quietud. Y si a ello le añades.. la compañía mutua. Se acaba creando una bonita unión de amor para siempre..

Cuidad los detalles. Los grandes cambios crecen en silencio.

Deja un comentario