Me dijo su guía: “¿Por qué tengo que perdonarle? Sabe mi perro que ha echo mal”.

Respondí: “Exacto. Ya se lo corregiste. De echo.. fíjate no se te acerca porque todavía te nota que tienes resentimiento hacia él. Hasta que no estés bien contigo mismo.. tu amigo canino no se te acercará.. (lo que hizo mal ya pasó y él ya no lo tiene en cuenta)”… (El rencor es como veneno para ti mismo y no sirve para nada.).. Has de elegir ser algo mejor que eso. Has de trabajar lo psicológico. Deja ir la antipatía.. opta estar bien y tu amigo canino vendrá a ti.. Siempre elige que haya afecto.”

¡Los cambios son sorprendentes, créeme! La energía cambia..

Deja un comentario