No hay que dejarse llevar por las apariencias.. Cuando veáis a un can que está tranquilamente sentado. Por dentro puede tener un cúmulo de energía que necesita desahogarse.

Por experiencia, he conocido a muchos adoptantes que han elegido a su futuro miembro familiar por tan sólo los primeros contactos y aún así, siempre se ha aconsejado que lo tengan unos días en su casa para confirmar si realmente pueden convivir juntos. La respuesta era que “seguro que sí”.. y en la mayoría de los casos.. he tenido que ayudarles para confirmar dicha contestación.

Cierto, hay que tener muy en cuenta las exigencias que requieren cada perro para habituarse al nivel de vida que piden.

Y digo que reclaman.. ya que no es la misma existencia por poner un ejemplo de un Bulldog que un Dogo.

Haciendo referencia a los perros que se adoptan. Desde este rincón doy las gracias a esas personas que quisieron que les ayudara para que tuvieran un buen comienzo en sus nuevas vidas de convivencia.. pues ningún can fue devuelto. Y pasado el tiempo no hemos perdido el contacto y se ha sabido de ellos con buenas noticias de superación.

Deja un comentario